Ácido úrico, síntomas y alimentos

El ácido úrico es una sustancia que el organismo sintetiza por la descomposición de las purinas y es desechada del cuerpo humano mediante la orina. Se produce por la ingesta de algunos alimentos como la carne, marisco y pescados ricos en proteínas. Prácticamente toda la cantidad producida de ácido úrico pasa a la sangre que es filtrada por los riñones. Estos son los encargados de separar los tóxicos del torrente sanguíneo y derivarlos para que sean excretados en forma de orín.

Cuando comes muchos alimentos ricos en purinas puede ser difícil eliminar los desechos y es muy posible que enfermes. Igualmente sucede cuando hay un mal funcionamiento de los riñones y sistema renal. Si hay una acumulación de este tipo de ácido el cuerpo humano comienza a envenenarse poco a poco, así que es fundamental que pueda ser evacuado constantemente. Las personas que tienen muy alto este químico en en sangre tienen hiperuricemia.

Ácido úrico síntomas

Los primeros síntomas pasan desapercibidos ya que el ácido úrico alto en sangre es asintomático. Sólo cuando hay una hiperuricemia elevada durante un tiempo prologado aparece la gota, y es cuando puedes notar molestias y dolores en las articulaciones. Esto sucede porque hay una inflamación articular e incapacidad para realizar algunos movimientos pero lamentablemente, cuando llegan son crónicos. Es por esto que es fundamental llevar una alimentación equilibrada y variada, con alimentos bajos en purinas que favorezcan el filtrado de la sangre mediante los riñones.

La zona más común en donde afecta el ácido úrico es en las rodillas y el dedo gordo del pie. Así que muchas veces hay ataques repentinos dolorosos, punzantes y muy fuertes similares a los dolores de la artritis, solo que en lugar de ser esta la enfermedad es gota.

Antes de tener un diagnóstico es frecuente que aparezcan molestias en rodillas, tobillos y falanges de las manos. Si no se controlan los niveles de ácido úrico en sangre tarde o temprano aparecerá dolor intenso y muy agudo en las articulaciones. Estas crisis van acompañadas de inflamación articular y dificultad para realizar tareas habituales.

Los síntomas más comunes antes de sufrir un ataque de ácido úrico son:

  • Inflamación de la articulación.
  • Hinchazón de tendones y líquido sinovial.
  • Puede aparecer bursitis o tenosinovitis.
  • Fiebre, escalofrías.
  • Ansiedad y taquicardia.

La primera vez que sucede ocurre en una articulación y rápidamente pasa. Posteriormente, si no son corregidos los niveles de ácido úrico en sangre puede afectar a varias articulaciones, perdurar en el tiempo y aparecer cólicos nefríticos.

Es muy común que los primeros síntomas estén asociados a la falange del dedo gordo de pie, metatarsofalángica. Cuando empiezan el ataque recibe el nombre de podagra, la piel enrojece, se inflama y hay dolor muy agudo.

Alimentos con ácido úrico

La carne y vísceras son los alimentos que más ácidos nucleicos tienen y estos aumentan el nivel de ácido úrico en sangre. Además está el marisco y las bebidas con gas o alcohol. Cerca de un 30% del ácido úrico del organismo procede de la ingesta de alimentos así que hay que vigilar la comida en exceso de estos productos:

  • Carnes rojas.
  • Embutidos.
  • Marisco.
  • Pescado azul, anchoas, etc.
  • Vísceras y productos de casquería como hígado y riñones.
  • Bollería industrial
  • Nata, manteca.
  • Alcohol.
  • Refrescos con gas.

alimentos con acido uricoEstos alimentos provocan que haya un aumento en sangre debido a que contienen muchas purinas. Estas, cuando son metabolizadas en las células del cuerpo humano producen ácido úrico. Este puede cristalizarse en las articulaciones y producir gota, o bien permanecer en los riñones produciendo litiasis úrica.

Entre el marisco debes evitar los langostinos, gambas, cangrejos, ostras y mejillones. Antiguamente se decía que la gota era la enfermedad de los ricos debido a que sólo podían comer marisco gente con dinero. En la actualidad, el acceso a este tipo de productos marinos es tan amplio que el dicho ha dejado de tener sentido.

Asimismo, la carne que aumenta el ácido úrico es el hígado, corazón, riñones y vísceras de animales. Además la carne roja como ternera o cordero también contiene altas cantidades en purinas. En general, todo lo que es carne debe consumirse con moderación ya que acidifica la sangre. En este rango entra el embutido, salchichas, chorizo, etc.

También el pescado hay que disminuirlo en la dieta si se trata de pescado azul como las sardinas, el atún, salmón y anchoas. Todos los alimentos ricos en proteínas animales suelen contener un alto nivel de purinas que pueden producir hiperuricemia.

Además, si ya tienes riesgo por tenerlo alto debes evitar consumir legumbres con asiduidad. Algunas como las lentejas, garbanzos y judías blancas y pintas hacen que suba sus niveles si las comes con mucha frecuencia. Y lo mismo sucede con verduras como las espinacas, coliflor y espárragos.

También es muy importante evitar el consumo de todas las bebidas alcohólicas, bollería industrias y productos envasados. El alcohol detiene la metabolización del ácido úrico en el hígado.

Articulaciones y artritis por hiperuricemia

Cuando el organismo produce este químico puede cristalizarse en las concavidades articulares. El ácido úrico en las articulaciones aparece por diferentes motivos y causas que pueden originar esta sintomatología pero cuando se produce aparece gota y es muy dolorosa. Produce inflamación articular, en especial en las rodillas y el dedo gordo del pie.

¿Cuáles son los niveles normales de úrico en sangre?

Están considerados como normales los valores comprendidos entre 3,5 y 7,2 mg/dL. Siendo para las mujeres sensiblemente inferior estos valores. Pueden situarse en torno a 2,5 y 6 mg/dL.

Ten en cuenta que estos datos son generales y pueden existir variaciones entre personas así como entre las propias mediciones realizadas por distintos laboratorios que llevan a cabo analíticas de sangre.

Siempre es necesario que los resultados de un análisis sean revisados por un especialista en salud.

Qué produce el ácido urico

Son diversas las causas y motivos por los que una persona puede controlar sus niveles y en cambio, otra puede verse afectada con una elevación de la acidez de la sangre. Las causas que produce ácido úrico son:

  • Acidosis.
  • Alcoholismo.
  • Recibir tratamiento de quimioterapia para el cáncer, leucemia, etc.
  • Ejercicio en exceso.
  • Sufrir gota.
  • Envenenamiento por plomo.
  • Mal funcionamiento de los riñones y enfermedades renales.
  • Tener cálculos renales.
  • Alimentación rica en purinas.

La mejor forma de conocer por qué puedes tener un desarreglo en su eliminación es la visita a un especialista. Es muy común en personas que tienen problemas de riñón y este no puede eliminar de forma correcta los desechos de la alimentación. Un examen a fondo puede identificar las causas particulares así como asignar el mejor tratamiento.

Cómo bajar el ácido úrico

acido urico simboloLo más normal es cambiar los hábitos alimenticios y seguir un tratamiento con alopurinol y fármacos que tengan una acción similar. En la actualidad son muy efectivos y afortunadamente hay pocos casos graves de gota. No obstante, hay que cuidarse, seguir el tratamiento de gota y vigilar la alimentación para prevenir un empeoramiento de la salud.

En este sentido, para bajar el ácido úrico hay que reducir el consumo de carne y evitar el alcohol. Además, en muchas ocasiones está recomendado el uso de suplementos diuréticos para aumentar la micción y creación de orina. Favorecer que el sistema por el cuál produces pis crezca para liberar la sangre de los tóxicos.

El consumo de agua mineral ligeramente alcalina también favorece su expulsión mediante la orina. Puedes comprar alguna marca de agua que tenga estos niveles o alcalinizar la del grifo con un poco de bicarbonato. No obstante, estos son remedios que pueden mejorar y favorecer el ácido úrico bajo pero si está alto hay que llevar un tratamiento y revisión médica para evitar problemas graves de salud.

Share on Google+Tweet about this on TwitterShare on Facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *