Rinoplastia en la seguridad social ¿es posible?

La rinoplastia es la cirugía de nariz que corrige malformaciones y defectos que pueden ser de nacimiento, traumatismos o por hábitos. Tiene una finalidad estética y médica y en algunos casos la cubre la seguridad social.

Para saber si puede ser cubierta la operación de nariz por la seguridad social tienen que existir riesgos para la salud física o mental, es decir, que tiene que haber un problema que por ejemplo impida respirar con normalidad o bien que la protuberancia ocasione un trastorno psicológico que se subsana con la intervención.

Casi todos los casos de rinoplastia que se realizan son para modificar la forma del tabique nasal. Dentro de estas causas existen accidentes y traumatismos que impiden que por las fosas nasales circule aire con normalidad. Esto ocasiona problemas respiratorios y es necesario realizar la cirugía de nariz.

Las personas que pueden acudir a la seguridad social para operarse y llevarlo a cabo son muy pocos. Es necesaria una evaluación psicológica en la que el psiquiatra emite un informe favorable. En este caso desfavorable sobre la forma o tamaño de la nariz hasta tal punto que causa un trauma al paciente. En esta situación la seguridad social se hace cargo de los gastos y costes de la intervención y el paciente sólo tiene que acudir al hospital en la fecha señalada.

Lamentablemente esta situación sólo se produce en muy raras ocasiones. Diríamos que casi inexistentes. Casi todos los procedimientos quirúrgicos asociados a la nariz y las fosas nasales son realizados en clínicas privadas y hospitales que costea cada persona o cubre el seguro médico privado.

¿Puedo intentar la rinoplastia por la seguridad social?

rinoplastia seguridad socialClaro. Si quieres operarte la nariz puedes consultar con tu médico de cabecera y este te dará un volante para el especialista. El otorrinolaringólogo estudiará tu caso y verá si es adecuada la operación. De ser así, puede enviarte para que en salud mental te vean y lleguen a la conclusión de que lo necesitas.

No pasa nada por que preguntes. Es una forma normal de tener las ideas claras y conseguir otra opinión de un profesional. El único inconveniente es que perderás tiempo y tendrás que acudir varias veces a distintas instalaciones médicas para dar el visto bueno o no. No obstante, hacemos la observación de que es muy difícil que pasar los baremos de una rinoplastia si tus motivaciones son estéticas, caso muy diferente a lo que ocurre con la septoplastia, que esta sí que es cubierta por la seguridad social ya que el tabique nasal está desviado y es necesario corregir esta anomalía.

Rinoplastia con seguro médico y clínica privada

En estos casos lo mejor suele ser acudir a un centro privado ya que ahorras mucho tiempo y papeleo. Si tienes seguro médico privado pueden estar incluidos los diferentes tipos de rinoplastia y en muchos casos tener una reducción importante en el precio. Aunque lo normal es que tengas que hacerte cargo de todo el importe.

Las ventajas que tiene acudir a una clínica privada es que puedes elegir el cirujano que tú quieres y las fechas aproximadas. Cuando vas por la seguridad social te toca un médico y unas fechas. Salvo que tengas una justificación importante no podrás cambiar las fechas y menos aún elegir el equipo de cirugía.

También la estancia en la clínica es más cómoda. Tienes una habitación para ti solo y no compartes con otros pacientes estancia y cuarto de baño. Algo que es un punto muy positivo y que a muchas personas les incomoda. El punto negativo es que es una operación bastante cara, así que deberás disponer de unos ahorros o acudir a una clínica con financiación. Hay muchos sitios que así lo hacen aunque siempre es mejor, y lo recomendamos, que pagues todo de golpe y así no te verás encadenada durante meses después del postoperatorio.

Por el lado de la calidad. La seguridad es muy buena. De hecho, los médicos que trabajan en los centros privados son los mismos, así que ten por seguro que vas a tener una buena atención. Aunque evidentemente los detalles y comodidad son bastante diferentes.

En cualquier caso, como es bastante difícil tener cubierta la operación de nariz por la seguridad social, es muy fácil que tengas que acudir a una clínica de cirugía estética en donde trabaje un otorrinolaringólogo privado y un cirujano plástico. En este caso puedes pedir referencias y elegir el sitio que más confianza te da.

Y recuerda, la rinoplastia es una de las intervenciones que más satisfacciones puede dar. Es capaz de eliminar complejos y cambiar la forma de la nariz, moldear el aspecto facial además de resolver problemas respiratorios.

Share on Google+Tweet about this on TwitterShare on Facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *