Como hacer un peeling corporal tu misma

El peeling es utilizado como tratamiento exfoliante natural para la piel del cuerpo. Tiene numerosos beneficios ya que aporta rejuvenecimiento de la piel.

Gracias a su acción las células muertas son renovadas y puedes recobrar el tono, brillo y suavidad que parecía que habías perdido. Y lo mejor de todo es que puedes optar por productos de cosmética natural o una exfoliación química.

Productos necesarios para el peeling corporal

  • Exfoliante natural o químico. Puedes comprar el que más te guste aunque te recomiendo siempre productos naturales.
  • Guante de crin.
  • Crema hidratante de ácido hialurónico, aloe vera o la que más te guste. Ya sabes cuáles son mis preferidas.

El exfoliante natural que te va a ayudar para hacer el peeling corporal puedes comprarlo en diferentes sitios. En el súper, en la farmacia que te va a costar más caro o en la tienda del barrio. Yo prefiero hacerlo por internet ya que sale más barato y lo recibo en casa sin molestarme en un par de días. Justo para el fin de semana que es cuando me tomo una mañana para cuidarme y relajarme. En cuanto a que sea 100% natural según vaya tu bolsillo. A mí me gusta además de cuidar mi piel el medio ambiente, pero esto ya son opciones personales. Puedes hacerlo así o tirar hacia el peeling químico.

Cómo se hace un peeling corporal

El primer paso es untar un poco de crema exfoliante sobre las piernas. Empieza primero por una desde el pie y sube hacia arriba. Justo hasta la ingle, frota también el glúteo para tenerlo bonito. Aprieta un poco, no demasiado para evitar arañazos y permitir que las micropartículas de la crema puedan trabajar en el proceso de exfoliación. Este paso tiene el objetivo de eliminar células muertas de la piel. La capa exterior que es la que puedes notar decaída o con imperfecciones.

Cuando termines pasa a la otra pierna y repites el mismo proceso. Extiendes la crema notando como rasca ligeramente la capa superficial de la piel. Ojo, no te excedas con el frota frota. Es mejor que sea suave y la próxima vez hacerlo más intenso. Así controlas el nivel de profundidad que limpias de la epidermis.

peeling corporalEl segundo paso es que apliques la crema exfoliante sobre el abdomen notando como frotas la piel. Cuando estés lista puedes pasar a los brazos. Aquí puedes apretar un poco más ya que tienen menos sensibilidad y la piel suele ser más dura.

El tercer paso es el pecho. Haz el masaje con suavidad y no frotes sobre los pezones. La piel del pecho es mucho más sensible que otras zonas así que ten cuidado para que las partículas que contiene el exfoliante no te hagan daño. Recuerda no tocar el pezón.

Cuarto paso es un punto especialmente importante. La zona del escote y hombros hay que cuidarlas mucho ya que son muy visibles. Suelen ser las más expuestas en verano y durante todo el año a excepción de las manos y cara. Extiende la crema exfoliante notando como rascas las pielecillas muertas. La forma de hacerlo es idéntica a los otros pasos. Ni demasiado fuerte ni demasiado flojo.

El quinto paso es quitarte con la mano las virutas del exfoliante. Pasa la mano con suavidad sobre todo tu cuerpo notando como se desprenden de él las partículas que te han ayudado a hacer el peeling corporal. Como ya has hecho parte del proceso de exfoliación cuanto más suave mejor. Lo normal es que en este momento tengas la piel mucho más sensible que al principio, así que suavidad para evitar quitar capas más profundas de la epidermis debido a la fricción de la mano.

El sexto paso es usar el guante de crin. Si ya has eliminado todos los gránulos de la crema exfoliante, mójalo en agua tibia y pasa por todas las zonas del cuerpo por donde has aplicado la crema exfoliante. La manopla de crin te va a ayudar a eliminar toda la piel vieja. Aquí es vital que no queden restos duros de los pasos anteriores ya que podrías hacerte daño.

El último paso y muy importante es usar una buena crema hidratante corporal. Debido a que has eliminado la barrera natural ahora tienes que cuidarla e hidratarla. Date un suave masaje reconfortante para que absorba toda el agua y nutrientes esenciales que van a fomentar que en unos días esté vibrante.

Y en este momento ya has finalizado el peeling corporal. Seguramente ves la piel roja pero esto es normal. Ahora tienes que dejarla descansar acordándote de dar crema hidratante al menos una vez al día durante la primera semana. Si haces esto vas a notar como en pocos días además de suave, que ya lo estará, cogerá un tono mucho más luminoso.

Lo bueno de este tratamiento es que sirve para mejorar la eficacia de otros tratamientos posteriores. Puedes usarlo en cualquier momento, cuando tienes un rato. Eso sí. No te pases y deja descansar la piel de una semana a quince días. Y recuerda, antes del verano es un buen momento ya que así fomentas que la crema o leche bronceadora sea absorbida fácilmente, con uniformidad y el bronceado sea lineal, sin cambios de color.

Share on Google+Tweet about this on TwitterShare on Facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *