Otoplastia y operación de orejas de soplillo

La otoplastia es la modificación de las orejas para pegarlas a la cabeza. La cirugía para las orejas de soplillo es una de los procedimientos estéticos más utilizados por menores de edad y adultos.

Debido a que hay una gran incomodidad en la persona que tiene una mayor prominencia, las tiene hacia fuera aunque no sean grandes, este proceso puede disminuir el espacio que hay entre la zona del cuello y el cartílago. Asimismo también es posible hacer una reducción de orejas cuando son demasiado grandes rompiendo la armonía del conjunto estético facial.

Quién necesita Otoplastia

Cuando hay una insistencia por parte del niño y se siente incómodo con sus orejas prominentes hay que acudir a la cirugía. Los padres no deben sacar la idea previamente. En su lugar, es el propio hijo quien debe sugerir la operación de cirugía ya que sentirá que no son parte de él y que estaría mejor con un retoque.

Los adultos que por diversas circunstancias no se la han realizado durante la niñez ahora puede hacérsela.

La Sociedad Española de cirugía Plástica recomienda este procedimiento en todas las edades.

Diferencia entre orejas de soplillo y orejas grandes

Algunas personas tienen un tamaño de oreja normal pero en cambio tienen una o dos separadas en exceso de la cabeza. Generalmente son las dos pero puede darse sólo una.

Otras personas, incluso teniendo la distancia del cartílago auditivo al cuello normal las dimensiones en vertical son exageradas. Las diferencias entre la solución para las orejas de soplillo y para las orejas grandes es la misma. Hay que recurrir a la Otoplastia. Aunque el cirujano después utilizará diferentes técnicas para reducir la distancia o disminuir la longitud.

El tercer caso es tener el lóbulo grande o perforado. La operación de orejas es capaz de corregirlo.

Cómo es la cirugía

orejas de soplilloUna vez que vas a la consulta el cirujano plástico escucha tu caso, los objetivos que quieres alcanzar y analiza tu aspecto. Es en este momento donde indica cuál es la técnica de Otoplastia mejor para ti.

El tiempo que dura es de 2 a 3 horas. Esto es aproximado porque puede variar según las necesidades del momento y de la propia forma del cartílago auricular. Debido a que hay que hacer una incisión en la parte posterior del mismo, puede tardar un tiempo diferente. Hay que modificarlo para que al coserlo quede más junto a la cabeza, y esto se realiza con puntos de sutura.

Cuando el cartílago es grande y sobresale en exceso y tiene grande dimensiones el cirujano puede extirpar una porción para dar el tamaño adecuado y deseado. En estos casos también es recortada la piel sobrante para darle sintonía.

Las personas que sólo tienen una oreja de soplillo o un único cartílago grande tienen que modificar las dos orejas para conseguir un aspecto natural.

Otoplastia postoperatorio y recuperación

Con anestesia general es conveniente pasar la primera noche en el hospital hasta que desaparece por completo. Con local no es necesario.

Hay un vendaje que cubre y sujeta las orejas los primeros días. Además se administran analgésicos para las molestias y dolores. Durante la primera semana el vendaje es sustituido por una cinta mucho más pequeña y fácil de disimular. Es muy parecida a una cinta del pelo. Es conveniente usarla y seguir las indicaciones del cirujano para conseguir resultados satisfactorios. De esta parte depende, en un porcentaje alto que las orejas no se doblen y queden bonitas. Así que para la otoplastia el postoperatorio es muy importante. No hacerlo puede ocasionar anomalías durante la noche.

El plazo aproximado para volver al trabajo y la escuela es de 7 días.

Resultados

otoplastiaEste procedimiento tiene el objetivo de mejorar el aspecto del conjunto facial, reducir las orejas de soplillo mediante una operación de cirugía. Los resultados de la operación de orejas tratan de aportar simetría y un perfeccionamiento. Debes tener en cuenta que no hay resultados perfectos y es posible que después de pasar por la cirugía de orejas te veas raro durante un tiempo. Las pequeñas imperfecciones que algunas personas notas unos días después son algo normal, incluso dan naturalidad al aspecto físico de la persona. Es imposible alcanzar el 100% de similitud entre ambos órganos pero aunque se pudiera esto haría que tomaran un aspecto artificial y plástico. Ten en cuenta esto. Es muy importante que medites los resultados para que después quedes satisfecho. Expectativas demasiado altas pueden producir problemas después.

En todos los casos la cicatriz de la Otoplastia no se nota. Al estar situada detrás de cada oreja pasa totalmente desapercibida y es muy difícil detectarla.

Otoplastia seguridad social

Lamentablemente este procedimiento estético no lo cubre la Seguridad Social. Sólo hay algunos casos en los que podría salirte gratis y es cuando hay un riesgo evidente de salud mental y la edad de la persona lo sitúa en el colegio. Después hay que solicitar este servicio en un centro de salud privado. La mayoría de los casos entran dentro de esta última opción.

La realización de la Otoplastia es en quirófano en un hospital o clínica de cirugía estética preparada. La duración es de unas horas y dependiendo del tipo de técnica puedes irte a casa o tienes que pasar la noche descansando.
¿Es necesaria anestesia?

En todos los casos es necesario un producto entumecedor para evitar molestias y dolores. La diferencia en la anestesia es que si el niño es muy pequeño suele ser general para evitar movimientos y hacerlo más fácil para la propia persona. El resto de individuos recibirán anestesia local.

Qué hay que tener en cuenta

Este es un procedimiento de cirugía estética y como tal tiene unos riesgos derivados. Generalmente se considera que es muy seguro pero siempre hay que ser consciente de que pueden existir complicaciones en el quirófano. No debes tomar a la ligera la otoplastia. Escucha a los profesionales y sigues sus consejos e indicaciones.

Después del proceso pueden aparecer algunas marcas durante unos días. En algunos casos es en forma de hematoma por el sangrado. Otras veces una pequeña infección. Lo normal es que con un tratamiento sean solventados estos síntomas posteriores.

Otoplastia en niños

A diferencia de otros procedimientos de cirugía estética que hay que esperar a la mayoría de edad la Otoplastia en niños es muy común. Debido a que las orejas crecen rápidamente, alcanzan su tamaño normal a los 4 años es muy fácil que estas sean desproporcionadas.

Proceder a modificar el tamaño cuanto antes es una de las prioridades. Así el niño evita posibles ataques y rechazos por parte de los compañeros de clase y puede desenvolverse bien en su entorno, sin crearse complejos difíciles de superar en la edad adulta.

Las personas mayores de 18 años pueden realizarse la otoplastia de la misma forma. No existen riesgos distintos o mayores.

Share on Google+Tweet about this on TwitterShare on Facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *