Mini-abdominoplastia y adiós a la tripa flácida

Una mini-abdominoplastia es un procedimiento de cirugía estética menos invasivo que la abdominoplastia. Este tiene un alcance menor, deja una cicatriz en el abdomen menor y para realizarla el ombligo queda fijo en su sitio. No es necesario moverlo ya que la extirpación de tejidos de piel y grasa del abdomen es menor.

¿La mini-abdominoplastia es para todos?

Sólo hay algunas personas que son las indicadas para beneficiarse de este procedimiento de cirugía. Estas deben tener exceso de grasa en la parte inferior del abdomen y no en toda su extensión. Las personas que tienen acumulación de tejido adiposo por encima de toda la pared abdominal deben acceder a la operación de abdominoplastia clásica ya que esta consigue alcanzar y extraer la grasa hasta más arriba. La miniabdominoplastia es mucho más sencilla, tienen una cicatriz menor pero también sus resultados son menores. Claro está, que muchas veces estos son más que suficientes y la recuperación es también más rápida.

Antes de la mini-abdominoplastia

El primer día de consulta el cirujano plástica te explicará todos los pasos para realizarte una mini abdominoplastia. Aquí hablaréis de los objetivos que tú tienes y los que esta técnica puede aportar. Es muy importante que tanto el cirujano como la persona que pasará por la mini-abdominoplastia estén de acuerdo en los resultados y se sientan a gusto con las expectativas de las partes.

Además rellenarás un pequeño cuestionario con preguntas básicas sobre tu salud general y hábitos de vida. Tendrás una exploración manual del abdomen, los flancos y caderas. Así puede comprobar cuánto tejido graso tienes acumulado y cómo será la cirugía. En este momento puede hacerse una idea y te explicará las características de la intervención. Asimismo te dirá si es necesaria una abdominoplastia completa o en cambio sólo es necesaria la mini-abdominoplastia. Esto lo marcará el estado actual de tu propio cuerpo.

abdomen flacidoPara completar el proceso de la consulta hablaréis sobre la sedación y si necesitarás anestesia local o general. Calculará los costes de todo el proceso y te entregará el presupuesto. Este incluirá la consulta, las pruebas preoperatorias y el postoperatorio.

Después de aceptar para la mini-abdominoplastia su precio tendrás que realizarte las pruebas preoperatorias. Estas comprueban que tienes buena salud y que puedes realizártela. Incluye un electrocardiograma y análisis de sangre. También te explicará qué debes hacer antes de la operación de abdominoplastia, si tienes que ir en ayunas y firmarás el consentimiento. Quedaréis en una fecha para realizar la intervención.

Qué cirujano plástico elegir

Debe ser titulado en cirugía plástica y pertenecer a la Sociedad Española de Cirugía Plástica SECPRE. Además es conveniente que tenga experiencia realizando este proceso para que todo sea mucho más sencillo y seguro.

¿Cuánto dura la intervención?

Todo el proceso se sitúa entre 1 y 2 horas. Es posible que dure más tiempo si además se realiza una liposucción para dejar el vientre totalmente plano. Con una mini lipo o liposucción completa se puede conseguir realzar, aún más los resultados.

Después de la mini-abdominoplastia es necesario que lleves una faja compresora durante 3 semanas. Tienes que llevarla continuamente aunque para el aseo y lavarla puedes quitártela. Pero ten en cuenta que es parte del proceso y es imprescindible, para obtener buenos resultados de la miniabdominoplastia que la lleves constantemente.

Cuando se pone anestesia local después de terminar la intervención puedes ir a casa. Si es anestesia general es necesario pasar una noche en el hospital. Así los efectos de la anestesia se pasan y al día siguiente recibes una cura. Después te marcharás para seguir con la recuperación en casa.

Postoperatorio de mini-abdominoplastia

abdominoplastia despuesVas a notar molestias y dolores. Lo más común es notar el abdomen tenso y rígido, algo inflamado y con sensación de tirantez. Esto es normal y es debido a que la piel ha sido estirada. Cuando se extirpa la porción que sobre luego hay un estiramiento cutáneo para dejar el abdomen liso y sin flacidez.

Con el paso de los días notarás mejoría, poco a poco y casi sin darte cuenta. La sensación de tirantez desaparecerá y las molestias irán diluyéndose a media que te mueves con menos dificultades. Suele durar unos días y durante el tiempo que va desde la primera semana a la segunda del postoperatorio la mayoría de personas pueden reincorporarse a su vida normal.

Es posible que necesites algún tratamiento para rebajar la inflamación y así acelerar la curación de la pared abdominal y las fibras musculares que intervienen en las caderas y flancos.

Después del primer mes es aconsejable que empieces a realizar ejercicios para fortalecer el abdomen. Estos deben comenzar de menos a más y deben ser guiados por un monitor. Antes de estas cuatro semanas no puedes hacer ejercicio físico extenuante o de alta intensidad. Debes evitar correr, el gimnasio y levantar peso.

Además, para mejorar el aspecto de la cicatriz de la mini-abdominoplastia y lipectomía recibirás un tratamiento específico. Este provocará que el color sea más suave y la línea de incisión pueda reducirse aunque debes ser consciente que ahí estará. Lo normal es que después de unos meses el tamaño de la cicatriz será menor y pueda ocultarse perfectamente con la ropa interior o con bañador.

¿Hay riesgos?

Siempre que pasas por un quirófano hay riesgos para la salud. Hay que ser consciente de ellos y no pasarlos por alto. Para que sean menores hay que acudir a un cirujano plástico con buenas referencias, cualificado y con experiencia. Además debe utilizar todos los materiales adecuados sin excepción.

Además siempre hay posibilidad de contraer una infección, aparecer hematomas, seroma o mala cicatrización. Hay algunas variables de todo el proceso que no pueden controlarse al 100%. Por eso es importante tenerlas en cuenta. No obstante, si es un buen cirujano cualquier complicación es solventada correctamente.

Resultados de la mini-abdominoplastia

Son para siempre y mejoran notablemente el aspecto físico de la persona. Después de la intervención verás tu abdomen más plano y firme, sin la flacidez abdominal que acostumbrabas.

Esto es una sensación muy agradable y reconfortante. Hace que te sientas mejor y ganes seguridad. Además mejora las relaciones interpersonales. Los resultados de la mini-abdominoplastia son permanentes. Aunque aumentes de peso y cambie tu fisionomía el abdomen permanecerá firme. Incluso en casos de embarazo no hay diferencias.

Si estás pensando en realizártela, y la información general que hemos ofrecido te parece interesante, te animamos para que consultes directamente con el cirujano plástico. Así puedes aclarar tus posibles dudas y el cerrar un precio.

Share on Google+Tweet about this on TwitterShare on Facebook

1 Respuesta

  1. Jose luis Bueno dice:

    Miniabdominoplastia
    Informacion

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *