Gigantomastia o cuando el pecho crece demasiado

La gigantomastia es el crecimiento excesivo de pecho en la adolescencia. Este es un trastorno de las mamas de la mujer que tiene diferentes grados y causas desconocidas. Se piensa que puede tener diferentes orígenes que la desencadenan como sensibilidad a los estrógenos o factores genéticos.

Generalmente ocurre cuando la mujer es joven, y por eso recibe también el nombre de gigantomastia juvenil. Asimismo también es posible su desarrollo durante el embarazo cuando hay una hipertrofia de los senos.

Gigantomastia juvenil

Su desarrollo es en la preadolescecia o adolescencia. Lo normal es que comience justo después de la primera menstruación, cuando las glándulas mamarias comienzan a crecer en las mujeres. Esta es una alteración que puede provocar, además de incomodidad por el gran tamaño que pueden alcanzar los senos dolores de espalada y desviación de la columna vertebral debido al peso que la mujer tiene que soportar.

La gigantomastia juvenil es una fuente constante de problemas tanto psíquicos como físicos. Hay un mal desarrollo de las relaciones personales por el físico que desarrolla la mujer joven e incapacidad para moverse con facilidad. Por fortuna, la gigantomastia tiene solución mediante cirugía. Puede realizarse una reducción de pecho que, en algunos casos la cubre la seguridad social y en otros hay que acudir a una clínica privada. En cualquier caso, si tienes las mamas demasiado grandes hay soluciones para reducir el pecho y hacer que tengas una talla normal y en sintonía con el resto de tu cuerpo.

Solución para la gigantomastia

No hay un tratamiento eficaz para detener el desarrollo de los senos sin causar problemas de salud, por lo que la paciente debe esperar a que se desarrollen por completo. El método que se utiliza como solución es la cirugía de senos o mamoplastia. Esta puede utilizar técnicas para reducir el volumen y tamaño de las glándulas mamarias según el grado que tiene la paciente. Hay personas que desarrollan más esta atrofia y otras menos. Desafortunadamente no hay otro remedio más que el tiempo y la cirugía. Esta debe realizarse al final del ciclo de crecimiento del seno de la mujer.

gigantomastia o cuando el pecho crece demasiadoLo bueno que tiene la operación para reducir el pecho es que sus resultados son muy satisfactorios. La paciente se siente bien y cambia su vida por completo. Puede realizar las tareas que antes eran imposibles por tener el pecho tan grande, además de liberarse de dolores de espalda, lumbalgias y problemas de columna. Asimismo, las relaciones personales mejoran y el estado psicológico mejor muchísimo.

Secuelas de la gigantomasita

Después de la cirugía tendrás cicatrices evidentes. Como hay que extirpar bastante tejido es necesario realizar incisiones grandes aunque con el tiempo estas irán reduciéndose. No obstante, siempre serán visibles.

Evidentemente es mejor tener marcas en el pecho y poder hacer una vida relativamente normal que sufrir los problemas de la gigantomastia, su incapacidad y enfermedades asociadas al peso que tienes que soportar por tener los senos tan grandes. Pero como decimos, a pesar de ser visibles, hay muy buenas técnicas de sutura y algunos cirujanos que son capaces de obtener unos resultados espectaculares. Es importante que elijas uno bueno para evitar preocupaciones posteriores.

En la mayoría de los casos, además de las cicatrices son extirpados los conductos de la leche al pezón. Esto hace que posteriormente, si tienes un hijo no vas a poder dar leche materna.

¿Cuándo puedo operarme de gigantomastia?

reducir pecho resultadosHay que esperar a que haya un desarrollo completo de los senos. Las glándulas mamarias tienen un ciclo y este puede durar hasta los 20 o 21 años. Esta es la edad adecuada y recomendada para que acudas a la operación de reducción de pecho. No obstante, dependiendo del estado de desarrollo de la paciente es posible que existan algunas diferencias entre una persona y otra.

Lo mejor que puedes hacer es hablar con un profesional directamente. Este, tiene que realizarte un estudio y te asesorará sobre si es el momento adecuado para realizarla. Si constata que el crecimiento ha finalizado entonces lo normal es que puedas hacerte la reducción de senos.

La conveniencia de esperar a que termine el ciclo de desarrollo de las mamas es debido a que después de la operación, si no se ha llegado a este punto seguirán creciendo, aumentando su tamaño y pudiendo aparecer deformidades más evidentes debido a la cirugía. Así que hay que esperar para poder llevar a cabo la gigantomastia. Sólo en los casos que hay problemas físicos o psíquicos graves durante el crecimiento puede llevarse a cabo, aunque después de unos pocos años haya que volver a operar.

Diferencias con el pecho grande

Tener los senos grandes no es un problema en sí. Muchas mujeres quieren aumentar sus senos y disfrutan con ellos. La diferencia de la gigantomastia con tener el pecho grande es que en esta última hay una hipertrofia de las mamas. Estas crecen mucho, exageradamente y pueden causar deformidad y problemas de salud. En algunos casos hay una disfuncionalidad de las glándulas mamarias de uno o ambos senos. Incluso hay mujeres que, incluso teniendo las mamas muy grandes no sufren gigantomastia. Simplemente las tienen grandes pero no llega a deformidad. Evidentemente, todos los casos son tratables y un especialista puede aconsejarte sobre el mejor camino para reducir los senos.

Share on Google+Tweet about this on TwitterShare on Facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *