Cómo curar la gripe con miel y prevenir el dolor de garganta

La miel para la gripe es un remedio natural muy efectivo. Aporta vitaminas, nutrientes y principios activos entre los que destaca el propolio que es antibiótico que funciona para eliminar los virus y las infecciones bacterianas que afectan a la garganta.

Beneficios de la miel para la gripe

Disminuye y elimina la infección de las vías respiratorias. Gracias a su textura cremosa es capaz de aliviar la tos y calmar el picor de garganta.

La miel es un alimento natural reconocido por la Organización Mundial de la Salud (OMS) como tratamiento para la gripe. Es segura, aporta muchas sustancias reconstituyentes y puede ser administrado a cualquier edad. Las únicas personas que no deben tomarlo son menores de 1 año.

Aporta antioxidantes y antibióticos naturales que frena el virus de la gripe, así como antimicrobianos para otras infecciones respiratorias que se dan con el resfriado y catarros.

La miel aumenta las defensas del organismo. Incita el aumento de leucocitos, las células que bloquean el ataque de patógenos.

Propiedades de la miel para la garganta

Propiedades y beneficios de la miel para curar la gripe y el dolor de garganta

  • Calma la tos seca y con moco.
  • Disminuye la irritación de garganta gracias a su composición natural.
  • Favorece la desinflamación de las mucosas respiratorias.
  • Su textura facilita la toma de otros alimentos cuando rascan la garganta.
  • Su dulzor hace fácil tomarla, incluso los niños.
  • Caliente se disuelve y es ideal para mezclar con leche e infusiones.
  • Es un potente antioxidante.
  • Aporta nutrientes en los días que se come poco porque hay fiebre.

Miel y jengibre para la gripe

Además de funcionar como calmante la unión de estos dos elementos favorece la desinflamación ya que el jengibre es considerado como un antiinflamatorio potente y provoca que la garganta se abra. Esto mejora la sensación al comer alimentos ya que pasan mejor y duele menos.

Unas rodajas recién cortadas de la raíz o usar extracto de jengibre en estados febriles ayuda a reducir la temperatura. Puede tomarse solo o mezclado con mieles y zumo de limón, tal y como explicamos a continuación par que funcione para despejar las fosas nasales, expectorar y acelerar la recuperación gripal.curar la gripe con miel y jengibre

Cómo curar con miel la gripe

  1. Levar hasta el punto de ebullición un vaso o una taza de agua mineral.
  2. Añadir una cucharada de canela en polvo o en rama machacada.
  3. Exprime un cuarto de limón y añade el zumo cuando el agua esté caliente y puedas tomarla.
  4. Echa dos cucharadas de miel de eucalipto, de brezo o la que más te guste.

Si añades el limón y la miel a la infusión cuando el agua ya no está tan caliente preservarás la mayoría de propiedades ya que las altas temperaturas pueden desintegrar parte de sus principios activos.

Utilizar productos de apicultura ecológica siempre es mejor ya que además de cuidar el medio ambiente aseguras la correcta manipulación de los panales y vida de las abejas. Es bueno tomar miel de brezo ecológica y la de eucalipto ya que tienen propiedades expectorantes y beneficiosas para las vías respiratorias y aseguras un rico contenido en propolis o los también llamados propóleos.

Share on Google+Tweet about this on TwitterShare on Facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *